El poder de los sueños.

El poder de los sueños.

Hoy me gustaría hablar respecto de algo muy importante y que generalmente lo empezamos a gestar desde la niñez, me refiero a los sueños, no me refiero a lo que soñamos cuando estamos dormidos, sino a los sueños que tenemos cuando estamos despiertos, quien no recuerda algún sueño que tuvo de niño, por ejemplo a lo que se quería dedicar, quien le gustaría ser, podemos enumerar aquí innumerables sueños por ejemplo ese de ser pilotos, bomberos, astronautas, artistas, doctores, ingenieros, etc.

Por: Ángel Pineda

Sin embargo una de las cosas mas tristes es que a medida que crecíamos cada vez creíamos menos en ellos, debido a que muchas personas adultas que nos rodeaban quizás decían, esto no lo vas a poder lograr, mejor hazle así, o esto es mas fácil, debido a ello y a otras circunstancias la mayoría de las personas no profundizaron en la realización de sus sueños, aunque por supuesto, que muchos sin duda lo han logrado.

Considero desde mi punto de vista que los sueños forman parte de la divinidad, es la forma en que el Universo se comunica con nosotros para que nos demos cuenta de todo el potencial generalmente dormido que poseemos. Al hacer lo posible por alcanzar los sueños que el Universo pone en nuestro corazón, nos desarrollamos plenamente hacia una esfera completamente nueva que a través del tiempo y el esfuerzo empezamos a descubrir.

Los sueños si no se atienden se marchitan y mueren, los sueños se convierten en realidad cuando los convertimos en metas, la diferencia entre un sueño y un meta es que los sueños no tienen fecha de cumplimiento mientras que las metas si tienen fecha de cumplimiento ademas de un plan  de acción para ejecutar.

Los sueños se gestan desde el interior del ser humano y tienen un poder y una fuerza increíble de realización. La fe y la esperanza coexisten cuando se gesta un sueño, la duda y la incredulidad si se deja que germinen en la mente y el corazón del hombre sin duda da fin a los sueños. Los sueños son la forma de ver lo que todavía no existe, es la manera de ver lo que todavía no se realiza, es la visión del futuro de lo que podemos llegar a ser, en lo que podremos convertirnos.

Es hermoso soñar, la imaginación en todo su esplendor da forma a los sueños, el carácter y la determinación dan dirección a los sueños para convertirlos en realidad.

La fuerza que impulsa la realización de los sueños nuevamente proviene del interior, de esa fuerza depende que el sueño se convierta en meta, y posteriormente en un plan de acción para la realización, si la meta y el plan coinciden con los tiempos para nosotros de Aquel que todo lo dirige, no habrá nada, absolutamente nada que nos pueda detener, podría decirse en un tono metafórico que es como si estuviera escrito en el libro de la vida.

La fuerza que proviene del corazón para la realización de los sueños se puede nutrir, a medida que se nutre y atiende la fuerza interior puede significativamente crecer, el poder interior que se puede adquirir cuando crece es el alma de los sueños. Esa fuerza que proviene del corazón es lo que hace que por la mañana te levantes con alegría, que observes a tu entorno regocijo, es lo que hace que tu pecho se expanda debido a la gratitud que sientes por el simple hecho de estar vivo.

La fuerza interior es lo que hace que sientas compasión cuando ves a alguien que esta sufriendo, quizás un niño que no tiene oportunidad de ir a la escuela, o que quizás no tenga alimento, o este enfermo y afligido, es lo que te motiva a ayudarle, y a bendecir su vida. Si haces caso a ese sentimiento y actuamos y ayudamos, la fuerza se va nutriendo de tal forma que ideas nuevas llegan de pronto para darle mas forma a tus sueños.
Los sueños se comparten solo con las personas que sabes que te aprecian, se comparten con las personas que tienes la certeza que no los van a desmoronar. Si se comparten imprudentemente con alguien que no lo valorara se corre el riesgo que en ese mismo instante el sueño muera.

Los sueños tienen diferentes etapas, cuando se gesta y nace que el cuidado debe de ser como a un niño recién nacido, sin embargo es en ese momento cuando la mayoría de nosotros compartimos el sueño tu es muy probable que al haberlo compartido y al ser expuesto. Cuando el sueño se nutre , es cuando le damos forma al sueño, cuando buscamos a asesores y hacemos lo posible para la realización del mismo.

Cuando el sueño se desarrolla significa que el sueño esta a punto de convertirse en meta, ya se ha trabajado mas en forma hemos analizado vías, propuestas y analizado los recursos con los que contamos y analizamos recursos con los que contamos y nos percatamos que  ahora es el tiempo para la realización del sueño. Así que pronto llega a la ultima fase que es cuando le ponemos fecha de cumplimiento al sueño, es decir el sueño se ha convertido en meta.

El deseo para cumplir el sueño viene antes de la fuerza con la que lo cristalizamos, el deseo proviene del alma del hombre, de la grandeza del corazón, todos hemos tenido sueños a lo largo de nuestra vida, han sido sueños muchos pequeños, muchos grandes, eso no importa, lo importante es que nunca dejes de soñar, el soñar es parte de nuestra divinidad, nunca permitas que alguien menoscabe o de fin a tus sueños, termino como empece los sueños son la forma que el Universo se comunica con nosotros, es la forma y la manera en que nos esforzaremos por lograr todo nuestro potencial en nuestros dias aquí de paso por esta tierra.

Comments

comments

Iran Pineda
at
Maestra en administración, consultora en búsqueda de empleo, desarrollo profesional y humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *