Buscando la aprobación y aceptación de los demás.

Buscando la aprobación y aceptación de los demás.

Desde la época antigua el ser humano a buscado en diversas ocasiones el querer quedar bien con los demás y la aprobación de los demás, al obtener esa aprobación la persona que la busca se siente con valía. Por naturaleza humana el hombre siempre ha buscado reconocimiento y prestigio entre quien le rodea, cuando es desmedido ese deseo puede haber mucho dolor por que no siempre saldrán las cosas como deseamos, y no siempre tendremos la aprobación ni la aceptación de los demás, por lo tanto nuestra vida puede tornarse desdichada.

POR: Ángel Pineda

El buscar la aprobación de los demás en lugar de estar nosotros mismos satisfechos con lo que hemos hecho es signo de inmadurez emocional y falta de amor propio, el querer aparentar lo que no somos a la larga causa un sentimiento de insatisfacion personal, porque la persona que lo hace vive constantemente en una mentira, no es genuino en lo que hace,  es decir, en lo que piensa, dice y hace hay un descomunal abismo que es difícil de acortar a menos que deje de fingir y sea congruente.

Un hombre puede fingir que hace cosas cuando no lo vemos, pero cuando lo vemos y se muestra tal cual es ya no puede fingir, es como la persona que quiere fingir que toca el piano, no puede fingir tocar el piano, no puede fingir hablar ingles u algún otro idioma, en ese punto simplemente no puede fingir, no podemos fingir cuando se trata de actuar y de como conducirnos, podemos aparentar ante los demás que tenemos una excelente relación familiar o con nuestra esposa u esposo cuando nadie nos ve , aunque en nuestro hogar constantemente se este convirtiendo en un cuadrilátero donde pareciera no tener fin el round, podemos fingir ser felices ante nuestras amistades vecinos, aunque cuando estemos a solas las lagrimas de la impotencia o de la desdicha nos hagan su presa, podemos fingir que nos va bien, que somos prósperos, aun cuando a fin de mes estemos abrumados y angustiados a causa de que no hayamos como salir de la turbulencia de la crisis económica que amenaza con destruir y derrumbar nuestra vida, podemos fingir ser bondadosos y llenos de amor  cuando estamos ante los demás que queremos quedar bien o cuando vamos a misa o algún servicio religioso, sin embargo cuando en realidad estamos a solas o con quien nos relacionamos con mas confianza dejamos de fingir, nos mostramos tal cual somos, la mascara de la bondad se quita para dar cabida a quien realmente somos, generalmente con los mas débiles, con aquellos que sumisamente nos van a tolerar, generalmente con nuestros hábitos arraigados de ira y de desenfreno.

A propósito confundimos  el carácter fuerte con dar rienda suelta a nuestra ira, eso nos exime de examinar nuestra responsabilidad, el carácter fuerte no tiene nada que ver con que seamos iracundos y nos excusemos para amedrentar e intimidar a quienes nos rodean, el carácter fuerte tiene mas que ver con tener la sagacidad y perseverancia para vencer nuestros desafíos, para subir cúspides aun cuando pareciera que nos desvanecemos y flaqueamos, tiene que ver con la determinación que nace del corazón para vencer la adversidad.

Asi que cuando estamos mas interesados a lo que digan de nosotros o de nuestra familia, cedemos nuestra libertad a las personas con las que queremos quedar bien, vivimos todo el tiempo volteando alrededor cuando algo nos sale mal para ver si alguien se dio cuenta que nos salió mal, somos como un niño chiquito cuando toma de la mesa de centro un recipiente de cristal que cuando se le cae y lo rompe, inmediatamente voltea a ver si alguien vio que se cayo, y sorprendentemente si no lo ha visto nadie se apresura a ocultar o tirar los vidrios rotos.

Por ello muchas veces queremos ocultar de los demás lo que nos sale mal, y nos angustiamos en extremos de tan solo pensar que alguien pudo darse cuenta de nuestros errores o sinsabores, cuando en la mayoría de las veces ha pasado inadvertido para quienes se los queremos ocultar o ni siquiera han tenido tiempo de voltear a ver debido a que están prestando atención a sus propios asuntos. No podemos quedar bien con todo mundo, no podemos exigir una atención implacable para que las cosas parezcan como deseamos que las vea el mundo y mas aun lo que queramos que diga de nosotros el mundo, por ello somos tan diferentes todos, con diferentes formas de pensar y de ser, eso nos hace pensar que los diferentes puntos de vista son siempre valiosos.

Para estar libre de todo ello, existe un remedio infalible, la aceptación, que es el reconocimiento de quien somos, el reconocimiento implica aceptarte tal como eres y a quien te rodea, aceptar significa renunciar al control de las circunstancias que no dependen de ti, suelta las riendas como si estuvieras a cargo del mundo. Es decidir renunciar a obligar a los demás a que actúen o sean como tu quieres que sean, significa aceptar tus aciertos y errores, la aceptación debe venir del corazón, no del raciocinio ni del intelecto, significa que en el corazón nace una nueva y recién encontrada libertad debido a que hiciste las paces contigo mismo y con quien te rodea, no te dan miedo las voces y fantasmas del pasado, de estos fantasmas aprendes a beneficiar a otros previniéndoles de lo que puede venir en caso de que se cometan los mismos errores, has perdido el temor al futuro, has renacido, vives el ahora como si fuera el ultimo día de tu vida porque algún dia quizás lo sea, libertad significa que no tienes miedo de lo que digan o dejen de decir de ti debido a que tu sabes quien eres, por lo tanto no vives del que dirán, por tu sabes que vales mucho, que eres especial, que eres único, que no hay nadie en el mundo igual que tu, así es…nadie!! y eso te hace un ser especial y único, te invito amigo que me escuchas a buscar dentro de tu corazón a tu propio yo, quizá haya dolor al hacerlo pero valdrá la pena, y como el caballero de la armadura oxidada, al hacerlo alcanzaras la libertad y serás mas feliz !

Comments

comments

Empleate Ya
at

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *