¡Llama la alegría a tu vida!

Evaristo era un hombre afortunado , tenia una bonita familia, una esposa maravillosa; había luchado por años para ser una mejor persona, contaba con un buen trabajo, se sentía útil y con aceptación entre sus compañeros, durante el transcurso del día reía, conversaba, disfrutaba lo que hacia, sin embargo al ir cayendo la tarde, o en los ratos en donde no tenia mucho que hacer, sutilmente un sentimiento de tristeza

Hoy es el día.

Karmina había aplazado por mucho tiempo su deseo de estudiar y aprender inglés,  se percataba de que si no ponía atención a su deseo cada vez se iba apagando, es decir iba muriendo, teniendo menos eco en su ser, se dio cuenta que si estaba atenta y hacía algo para cumplirlo entonces cobraba mas fuerza su deseo.